Balon Intragastrico | Cirugía de Adelgazamiento

Balon Intragastrico

despues-ejercicio-fisico

Balon Intrgastrico

Son muchos los pacientes que nos consultan sobre la posibilidad de tratar su obesidad mediante un balón intragástico.

A muchos de ellos se les ofrece esta posibilidad aduciendo que es una técnica de bajo riesgo y que los resultados son muy buenos. El precio suele rondar los 4.500 euros.

Lo primero que les explicamos a los pacientes es que este es un procedimiento no quirúrgico y que se realiza por via endoscópica, a través de la boca se alcanza el estomago y se deja colocado el balón, que al cabo de 6-8 meses debe ser retirado. Tanto la colocación como la retirada del balón se debe realizar en un quirófano, con la colaboración de una anestesista que anestesiará al paciente.

Aunque se han tratado muchos casos mediante el balón, los pacientes deben saber varias cosas al respecto:

– No es una técnica exenta de complicaciones, estas pueden surgir durante la colocación y la retirada del mismo (derivadas de la anestesia, perforación esofágica, aspiración traqueal, etc) o bien por el hecho de llevarlo dentro del estómago durante unos meses: en este sentido se han descrito casos de necrosis gástrica, esofagitis erosiva, reflujo gastroesofágico, vomitos, migración del balón al intestino, etc

– En cuanto a los resultados tampoco es el balón una buena opción como así lo indican los estudios realizados hasta la fecha. En ellos se apuntan perdidas de peso irregulares (de media entre 5 y 28 Kilos) a corto plazo, pero esta perdida no se mantiene a largo plazo (más allá de los 2 años tras su retirada). Es decir, que muchos pacientes no pierden nada de peso y los que lo pierden lo reganan en cuanto se retira el dispositivo.

– Pero es que además el hecho de haber llevado un balón puede suponer una dificultad añadida si el paciente se va a someter a una cirugía bariátrica, las paredes del estomago suelen estar engrosadas e inflamadas  y esto dificulta la intervención y le añada serios riesgos (fístulas, sangrado, etc).

– Desde el punto de vista económico tampoco parece una opción económica una vez analizados los escasos resultados que se derivan del mismo.

– Puede que el balón tenga alguna utilidad en caso de pacientes con una obesidad muy grave como paso previo a la cirugía pero esta opción deberá analizarse junto con el cirujano que va a realizar dicha intervención.

Creemos pues que el balón intragastrico no es una opción valida en el manejo de la obesidad y que antes de valorar la posibilidad de colocarse uno, el paciente debería consultar con un experto en Cirugía de la Obesidad mórbida.

 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR