¿Qué es y por qué se produce el efecto rebote? | Cirugía de Adelgazamiento

¿Qué es y por qué se produce el efecto rebote?

¿Qué es y por qué se produce el efecto rebote?

Estamos seguros de que has oído hablar del efecto rebote e incluso lo has podido sufrir en más de una ocasión, recuperando el peso perdido después de una dieta poco recomendable.

Y es que querer luchar contra el sobrepeso sin la ayuda de profesionales o peor aún, con la ayuda de aquellos que dicen serlo y prometen resultados milagrosos, puede poner en riesgo tu salud y tus planes de pérdida de peso. 

Pero el efecto rebote no es simplemente el hecho de recuperar los kilos perdidos y alguno más, después de terminar una dieta. Es necesario que entendamos el peligro que puede suponer para nuestro cuerpo. 

 

¿Por qué se produce? 

 

Aunque es cierto que el efecto rebote puede producirse con cualquier tipo de dieta, las dietas milagrosas son las que más víctimas acumulan en este aspecto. 

La razón a simple vista es sencilla: se reduce de manera drástica la cantidad de alimentos en nuestras comidas. 

Pero profundicemos un poco más. Con las dietas hipocalóricas en las que perdemos peso de manera rápida e incluso exagerada, no solamente estamos perdiendo grasa. La mayor parte del peso que se pierde es el correspondiente a masa muscular y agua. 

Nuestro cuerpo, ante estas dietas tan restrictivas, se pone en alerta ralentizando el metabolismo, reduciendo la quema de calorías porque intenta aprovechar todos los nutrientes que ingerimos al tiempo que procura almacenar todas las grasas posibles. 

 

Una vez que nos vemos bien frente al espejo y terminamos nuestra dieta, empezaremos a comer de manera normalizada. 

Pero el organismo no está por la labor y sigue guardando todo lo que cree que va a necesitar. A esto debemos unir que, generalmente volvemos a comer con más ansiedad y devorando todos esos alimentos de los que nos hemos privado. Lo que se traduce en la recuperación del peso perdido e incluso más. 

 

¿Cómo evitar el efecto rebote? 

 

Lo primero y más importante es ponerse en manos de expertos que puedan adaptar la dieta a nuestras necesidades y objetivos, sin perder de vista la salud y sin pretender perder peso de manera inmediata. 

Igualmente es necesario adquirir unos hábitos saludables que nos sigan acompañando una vez finalizada la dieta. 

Por último, no olvidarnos de hacer ejercicio de manera habitual. 

 

¡Atención peligro! 

 

Debemos interiorizar que las dietas milagro son un peligro para la salud, y que con ellas no vamos a conseguir alcanzar nuestro objetivo: perder peso, solo conseguiremos el temido efecto rebote.
Si necesitas más información o ayuda especializada, no lo dudes y contacta con nosotros.

Post Tags:


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR